martes, 20 de junio de 2017

El fracaso

Por mucho que algunos se empeñen en decir lo contrario, hay personas que fracasan más a menudo que otras.

Algunas personas están acostumbradas a que las cosas salgan bien. 
Tan acostumbradas están a que las cosas salgan bien, que de hecho creen que van a salir bien, y cuando algo sale mal, les duele, pero no dejan una marca indeleble en ellas.

Pero para aquellos que están acostumbrados a lidiar con el fracaso continuo no es así. 

No se sorprenden, ya se lo esperaban. Podría parecer que les da igual, pero no es eso. Es simplemente que si se desmoronaran cada vez que fracasan nunca estarían contentos, nunca tendrían un momento de paz ...nuestro cuerpo nos defiende como puede...
Pero a quienes acostumbran a fallar, a diferencia de aquellos cuyos fracasos son méramente anecdóticos, sí que tienen una marca. Una marca indeleble.

Gota a gota, la piedra desgasta la roca.

Esta marca está en forma de etiqueta. FRACASADO.
Te lo dicen los demás, te lo dan a entender, y al final, tú mismo lo acabas creyendo también.

Sí, se puede vivir con esa etiqueta, nuestros cuerpos aguantan como pueden e inventan formas de sobrellevarlo.

Hay quienes no aceptan lo que sienten y fingen que todo está bien.
Hay quienes lo intentan, a veces con esperanza, otras con escepticismo.
Hay quienes se rinden y simplemente, se dejan llevar no les culpo.

Pero todos ellos tienen una cosa en común: una mochila muy pesada y un largo y duro camino por delante.


Y tú puedes ayudar.

Procura no poner más obstáculos delante.
No destruyas a quien ya está magullado. Empatiza.

Nadie falla porque quiera hacerlo, sino porque no sabe o no puede.

Ten paciencia, los cambios no se producen en un día.
Aparta cuando no puedas aportar.



Y sobre todo, no le digas nunca a alguien que no lo está intentando lo suficiente porque tú no tienes ni idea de cuanto lo está intentando, ni de cuantos recursos dispone.
Leer más...

lunes, 15 de mayo de 2017

El poema de los carroñeros

No importa que te griten
o que susurren a tus espaldas.
No dejes que te toquen sus palabras.

Que te miren por encima
que te ignoren mientras hablas
No te calles. No sucumbas a su trampa.

Si te aprietan, 
te presionan, 
te corroen, 
te apalancan
te hostigan, 
te envenenan, 
te humillan, 
te descartan.

Si te quieren invisible, copia, y de las baratas
y tu eres única, irrepetible, libre y tuya, les desarmas.

Porque al mal entendedor 
no le importan mil palabras.
No preguntan, te atacan, 
no escuchan, se ensañan.

Ellos juzgan sin piedad,
les da igual si así te hieren
ellos creen lo que quieren,
y les da igual si es la verdad.

Empatía ¿para qué?
si su culo es más bonito
y si ven que te ha dolido
te dicen "olvídate".

Pero no, tú no te olvides
que quieren que te rebajes
tú eres más de lo que creen
y algún día lo verán.



Dedicado a todos aquellos Carroñeros que cuando te ven mal, corren a rematarte.
A aquellos a los que les da igual cuánto daño pueden llegar a hacer a alguien y que, aunque vean que son dañinos, no quieren cambiar.
Leer más...

jueves, 20 de abril de 2017

Marchito

-Es extraño.
+¿Qué es extraño? 
-Haber amado.

El amor en pasado es extraño.

Porque está acabado, pero nunca extinto.
El amor en pasado duele al roce.

Se queda atascado en un limbo entre el recuerdo y el olvido. Cómo si tu memoria no fuese del todo capaz de soltarlo. Pero tampoco lo quiere en presente.

Y es que ves a quien tanto te importaba y ya no es nada. 
Genera una especie de incomodidad; por un lado todo se acabó y lo sabes, pero por otra parte, echas de menos sentir algo. Ahora es una persona totalmente desconocida, pero una vez no fue así y no sabes con cual de las dos quedarte.

¿Cuánto queda del tú que conocí? 

Los sueños te traicionan y te hacen recordar lo que sentías en el pasado. Y aunque flaquees y al final decidas que te importa, tampoco eres realmente capaz de volver a tener a esa persona en tu vida, porque aunque es cierto el dicho de "Dónde hubo fuego, cenizas quedan" también es cierto que las cenizas ya nunca más volverán a arder como antes de ser consumidas.

Tú quieres que te importe, o que deje de hacerlo por completo, pero que no sea a medias.

Por favor, a medias no.

Pero da igual. No te esforzarás en olvidar. Ni en recordar.
Cuando oigas su nombre no podrás evitar poner la oreja.
Cuando le veas por la calle habrá un breve instante en el que pensarás en lo bonito que era todo antes, pero lo olvidarás en cuestión de segundos.
Cuando eches de menos todo prometerás volver a hablar, mantener el contacto, pero tal vez ni te atrevas a dirigir palabra.
Cuando parezca que lo has olvidado del todo, resurgirá su nombre en tu cabeza y volverás a hacerte la misma pregunta: ¿Por qué?

Y seguirá en el limbo.
Como una flor que ya no es flor.
Marchito.


Siempre habrá un rincón de soledad en mi que te pertenezca.



Dedicado a M, a H, a S y en general, a todas las personas que creí que serían siempre alguien importante en mi vida y se quedaron en un simple alguien.
Leer más...

miércoles, 1 de marzo de 2017

Caída libre

¿Nunca te ha pasado de estar en medio de una pelea y comenzar a reírte sin ningún motivo?
¿Alguna vez te han dicho una buena noticia y no te ha alegrado en absoluto?
¿No te ha pasado que a veces crees que vas a reaccionar de una forma ante una situación, y cuando llega la situación reaccionas de cualquier forma, menos la pensada?

Siempre me ha sorprendido. 
Siempre me he sorprendido a mi misma haciendo lo más inesperado, en el momento más insólito. 

Es curioso, da igual cuanto nos conozcamos, siempre parecemos guardar sorpresas, cómo si no quisiéramos aburrirnos de nosotros mismos.

Algunas cosas que parecían importantes, luego resultan no serlo. Y otras cosas, tal vez cosas pequeñas, al final resultan ser imprescindibles.

Hasta ese momento, pareciese que estuviésemos en un sueño recurrente. En un círculo vicioso.

Pero cuando llega el momento, la misma cantinela de siempre, ya cansa.
Y ante la misma situación, ya no haces lo de siempre. Haces algo nuevo.
Y cuando creías que nada iba a cambiar, todo cambia.

Enhorabuena, hoy eres libre.


Me siento como si estuviese en el mundo al revés.
Y es increíble lo bien que sienta.


Leer más...